Falecimento de Rachel Ribas

04 Maio de 2012

Acabo de saber que a querida e admirável Rachel, co-fundadora e co-criadora, junto com o seu marido Marcos Ribas, do grupo Contadores de Estórias e do Teatro Espaço de Paraty, faleceu nesta última sexta-feira dia 4 de maio em decorrência de um câncer.
Rachel era uma artista de rara sensibilidade, uma pessoa de rara dignidade e uma amiga muito leal, legal e afetuosa. (Yacoff Sarkovas)

 

Rachel Ribas murió, tan discretamente como vivió. No creyó que el mal que la consumía fuera noticia que debiera importar a otros que sus más próximos. La conocimos cuando participamos de la fundación de la red en Paraty, hace ya 20 años, la fuerza de Marcos era acompañada por la sutil compañía de una presencia dulce y amable. Posteriormente la visitamos en su casa, viajamos juntos, tuvimos encuentros fantásticos, en muchas ciudades latinoamericanas y luego, por el natural devenir de las cosas, dejamos de vernos y de tener noticias de los Ribas, los proyectos de Paraty, la novela de Marcos, la actividad del teatro llegaban como ecos lejanos, pero siempre tuve en la mente la imagen soñadora de Rachel, y su sutileza.

Ahora advierto que el sigilo con el que fue yéndose honra el tremendo consejo que abre los “Pensamientos de un viejo” del filósofo colombiano Fernando González: “Aconteció, pues, que pasando una ocasión un loco por junto al mendigo, éste le pidió una limosna. —Mi limosna —dijo el loco— será un consejo: ¡Oculta tu llaga! ”

Se cuenta que al entrar Kafka a casa de su amigo Max Brod, el padre de
éste —que dormía en el sofá— se despertó; Kafka le dijo en un
murmullo: “Siga durmiendo, que yo soy un sueño.” Así quiso pasar
Rachel: como un sueño. (Octavio Arbelaez)

 

Rachel fue y seguirá siendo parte fundamental de la historia de La RED, sin duda fue una visionaria a la que tuvimos la suerte de conocer. Por favor hacerle llegar nuestros sentimientos de condolencias y solidaridad a Marcos y familia. (Pilar Ramos)

 

Una buena amiga y persona. Clave fundamental para la existencia de La Red. Lamento muchísimo su partida. (Claudia Urdaneta)